Frikkadilly Circus: Abrazo 3

martes, octubre 14, 2008

Abrazo 3

4.Despertar
Mis ojos se abrieron lentamente dibujando en mi consciencia las escaleras de subida..
El frío suelo en mi espalda y mis rodillas doloridas.. Alcé mis manos apoyadas a ambos lados de mi cara y me las mire. Estaban llenas de arañazos en parte lógicos por la rugosa pared...
Mire a mi alrededor... confusa y aturdida. No sabía que había pasado.. todo era confuso, borroso............. frío.... y mucha sed.
Me senté.
Recuerdo el pasar de los segundos mirando al vacío y frunciendo mi ceño pensando el porque... que hacia allí. ¿Qué hacía tirada en el suelo de ese portal, desconocido para mi... ?
Me levanté.
Sentía una sensación dentro de anhelo extremo, de angustia, como un dolor punzante. Tal vez los nervios me estaban jugando una mala pasada y la resaca de una noche mas por la cuidad temerosa de todo. Tal vez alguien se había cebado en mi.... tal vez.
Me toque la cara y me gire en todas direcciones.
Nadie a mi lado y una presencia que notaba. Paranoica miré hacia las escaleras y la luz de la luna seguía iluminando el hueco de las escaleras por la claraboya del piso cuarto.
Negué con la cabeza y sentí pasos a mi espalda. Me giré casi violentamente... era un joven..o un joven chico con gorra de pana y chaleco beige. Me miró extrañado por mi reacción.
“Señorita.. ¿se encuentra usted bien?"..
Su voz aguda de juventud perforó mis oídos y me hizo encenderme. Me sentí atraída por el de un modo brutal. Le veía con la caras colorada por el frío y su camisa desabotonada y no podía dejar de evitar que mi cuerpo me guiase hasta él. Dios mío... solo era un chiquillo, esto era el fruto de un delirio motivado por algún tipo de enfermedad pero mis pasos no se frenaron.
Avance hacia él.
Mirándole , me dejaba guiar por mis instintos, cansada ... lo necesitaba.
El muchacho me miró y repitió la misma frase de nuevo viendo mis ojos... me acerque e instintivamente le abrace hundiendo mi cara en su cuello y mis manos en su espalda.. el trato de reconfortarme con palabras de animo. Trató de convencerme de que todo estaba bien, pero yo sólo quería oler su piel. Acerque mi nariz a su cuello y él se calló al ser acariciado... tal vez no era tan joven como valore en primer momento, simplemente puso sus manos en mi cintura y esperó.
A mi nariz siguieron mis labios en mi caricia y a mis labios mi lengua.. mi ser...
Le bese con toda la intensidad que podía poner en mi boca sintiendo la explosión de conseguir lo anhelado, él tan solo en voz muy baja exclamó una vez.
Recuerdo reconfortarme y sentirme mejor, olvidar las confusiones, el frío, el miedo y desear tanto sonreír hasta conseguirlo, apartarme de su cuello y mirarle.
Cuando le solté me miró con la vista perdida, con cara de delirio. Me miró y volvió a cerrar los ojos ofreciéndome de nuevo su cuello, su cuello herido, ensangrentado, su cuello, mi vida, mi alimento.... su sangre... mi sed. Dilaté mi nariz asustada. Dios mío, eso era... eso necesitaba... Mil preguntas... Mil ideas... Mil temores y mil deseos... Mil noches y ni un día mas... mil cosas bombardearon mi mente, sorda, por las ansias de beber.
Incline mi cabeza de nuevo, le apreté con fuerza y volví a besarle, volví a beber hasta que no sentí sus latidos en mis labios, hasta que no sentí rigidez en su cuello y hasta que de mis brazos calló tumbado al suelo. Le solté, di un paso atrás, le esquivé, salí del portal.... y me aleje.

No hay comentarios: