Frikkadilly Circus: Abrazo 2

miércoles, octubre 01, 2008

Abrazo 2

2.- El temor a su voz
Ni sonido de carretas ni de mi respiración. Cuando logré despertar en el frío y húmedo suelo del portal levanté la cara de mis rodillas con absoluta rapidez y no había nadie. El frío calaba mis huesos en el suelo sentada y seguía siendo de noche, quien sabe, tal vez la misma noche que cuando me dormí.
- "¿Mi querida mujercita, que temes de quien te contempla?"
Esa voz procedía del rellano de las escaleras, de la zona clara del portal, iluminada por la luna llena de la claraboya del cuarto piso.
-"No temas de mí, porque no te voy a hacer nada malo".
Su voz resonaba en el portal y sus susurros y mi respiración se mezclaban. Mi aliento entrecortado aun siendo estridente con el eco en mi cabeza me permitía escucharle perfectamente.
El hombre volvía a estar cerca de mi y mi corazón latía tan aprisa que mi pecho parecía moverse con ritmo propio.
El me sonrió de nuevo e inmóvil alzo una mano como acariciando mi cuerpo en la distancia.
Me levante rozando mi espalda con la pared de piedra y sin dejar de apoyar mi mano izquierda a mi espalda le mire sin atrever a moverme o hablar.
- "Ven aquí mujer, pues no te voy a hacer nada y si vienes calmaras tus miedos al ver que .. no muerdo"
El joven hombre sonreía de nuevo... dios mío... que tenia aquella sonrisa, aquellos labios rojos en aquel semblante inmortal.
Me pregunte atormentada quien era esa persona que alteraba de ese modo mis instintos. ¿Sería otro enemigo? ¿un desconocido? ¿alguien de temer? El mismo me contesto.
- "No me temas por favor pues si pretendo hacerte daño, ya te lo habría causado., y ya ves... no es así"
Y vuelve a sonreír.
"Señor.. ayúdame.... porque el miedo me impide moverme y temo por mí, porque mis ojos ven lo que existe pero mi corazón tiembla como alarma y no alcanzo a comprender por que".
El dio un par de pasos hacia mí, bajando los escalones hasta el portal, arrastrando las suelas de los caros y lujosos zapatos provocando un susurro con la arena y la piedra en lo oscuro del portal.
- "¿por qué rezas? ¿acaso no te fías de mis palabras? ¿acaso temes por tu vida? no gastes palabras en rezos... "
Se detuvo, ladeo la cabeza, solo sonrió y de nuevo sus rojos labios penetraron en mis ojos. Comenzó a andar a la vez que mi vista se nublaba y mis piernas flaqueaban. Alce la cabeza, apoye mi coronilla en la pared y cerré los ojos.. confundida... cansada.... somnolienta....
Simplemente pensé morir y tan, asustada, me debilitaba....

3. Su cara muy de cerca
Mis ojos se cerraron antes de que mi cuerpo tocase suelo, que jamás lo hizo.
Un fuerte y delgado brazo me tomó por la cintura y la pared hacía de respaldo para mi cuerpo, angustiado y asustado, que tendía a delirar.
"No me toque.. no me toque... no se quien es y no quiero que me toque.... "
Moví la cabeza a ambos lados y así empecé a ser consciente de nuevo de mi cuerpo y de mi situación.
Mi voz era temblorosa y mis párpados tratando de mantenerse abiertos permitían que le viese la cara como un oasis al extraño desconocido.
Mi cara estaba fría por la helada de la noche en el seco portal y mi aliento salía al aire y le daba en la cara, mas el suyo no.
Su boca estaba abierta y ni desprendía calor ni aliento que se materializase en el aire ante mí...
Recuerdo haberlo añorado y eso hizo que un puñal se clavase en mi vientre, haciéndome desear romper en gritos y soltarme de ese brazo, de esa mente, de esa voz.....
Sus palabras eran sonidos como los de una serpiente, cerca de mi cara, susurrándome..
llevando mi mente a la locura.... haciéndome gritar por dentro y a la vez impidiéndome moverme....
su voz... su boca... su voz.
"chsst pequeña.. chsss.. no te asustes mujer. Ya te he dicho que no has de temerme.
Mis manos son frías pero vos..... vos ....." - silencio-
El joven, cercano, bajo la mirada a mi pecho y lo miró sonriente.. mientras me hablaba... volvió a mirarme a la cara y sus ojos eran paciencia y cariño. Eso me volvió a aterrar, todavía mas si cabe... cada vez temía mas por mi vida, por ser mujer. cada vez temía mas .. pero oh dios mío.......
"no se que queréis de mi pero o me soltáis ahora mismo o empezare a gritar".
Mi voz temblaba y a la vez susurraba. Mi vista se nublo por las lágrimas de miedo que cayeron por mi cara.
Seguía habiendo algo en esa cara que me hipnotizaba, que hacia que mi corazón latiese pero no por miedo...
Que impedía que mis ojos buscasen otro sitio donde mirar a no ser la fuente de donde esa voz salía....
Deseaba seguir viendo esos labios para toda la vida y a la vez pegarle, pegarle fuerte porque me estaba agarrando y temía por mi.. pero esos labios.. esa voz....
Sus labios se entreabrieron y ladeo un poco la cabeza inclinándose sobre mi.
"solo quiero compartir con vos mi don"
Sus labios dejaron ver sus dientes y siguió inclinando su cabeza hacia mí "el don de la noche y del sabor de la vida"
Sus labios se apoyaron en mi cuello y me beso.
Mi mente perdió el sentido por unos segundos presa del pánico. Mi cuerpo tembló y la sacudida de sus labios turbaron mi ser. Apoyé las manos en su pecho y conseguí gritar.
"NOOO"

No hay comentarios: