Frikkadilly Circus

miércoles, septiembre 10, 2008

El rincon del escritor... Capitulo 2 (Parte 2)

Dedicado a AmariË ;.)
-------------------------------------------------------------

-No nos sigas –dijo en voz baja
-¿Estás bien Marck? –se preocupó Jim
-Sí, tranquilo
Llegamos hasta el parking y me quedé alucinada al ver sus coches, eran como el día y la noche. Jim se fue hacía un precioso Ferrari descapotable y Marck hacia un Honda Civic muy bonito y discreto, era negro al contrario que el coche chillón de Jim: rojo pasión.
-Yo me voy al estudio
-¿Qué? ¿ahora? Jim, después de lo que ha pasado ¿te vas al estudio? –dijo molesto
-Marck, lo que pasó, pasó. ¿de qué sirve deprimirse? Tengo trabajo ¿recuerdas? Que tú vivas en casa sin trabajar ni dar palo al agua no significa que yo también deba hacerlo
-¡Sí trabajo! –alzó la voz
-¿A qué le llamas tú trabajar? –cerró la puerta del coche y se apoyó en él- ¿A escribir chorradas en un papel?
-No son chorradas, sabes que me encanta escribir ¡soy compositor! Tengo que escribir
-Pero no tienes artistas a los que componer canciones, no gustan tus trabajos. Deberías buscar otra cosa y ayudar en casa. Yo soy quien lleva la comida a la mesa y estoy harto de que seas un gorrón. –Marck me miró triste y apenado, como suplicándome que no creyera a su hermano- mírame –volvió sus ojos marrones hacía su hermano- eres mi hermano y te quiero, pero esto no puede seguir así. Lo hago por tu bien.
Marck no contestó se limitó a bajar la mirada, Jim suspiró y se despidió de su hermano. Luego entró en su coche de estrella y se fue mientras su hermano se quedaba inmóvil junto a su coche no tan llamativo. Yo no quise abrir la boca, creo que solo necesitaba tiempo pero como si no hubiera pasado nada se metió en el coche y cerró la puerta. Yo atravesé la puerta y me senté a su lado.
-¡Joder! –dijo asustado
-Perdón… pero…
-Uff ok, no pasa nada –dijo arrancando el motor- es que no es normal ver a alguien atravesando cosas ¿me entiendes? –asentí- ¿Vienes conmigo?
-Pues sí, nadie más puede verme ¿Qué hago aquí sola en el hospital?
Puso los ojos en blanco y salimos del parking rumbo a su casa mientras decía: “que cruz la mía”. Íbamos en silencio durante todo el trayecto, él escuchando música, me dijo que el grupo se llamaba Simple Plan. Yo me puse a mirar por la ventanilla, contemplando cada detalle de aquella ciudad, ni siquiera sabía dónde estábamos. Me desesperaba intentando recordar algo ¿pero qué tenía que recordar? Entonces vi una alta torre con un reloj en la cima. Me quede embobada mientras pasábamos a su lado.
-Es el Big Ben –me dijo mientras seguía conduciendo- No sé si lo recuerdas, pero estamos en Londres
-¿Londres? –le miré y asintió levemente con la cabeza- ¡Vaya!
Estaba en Londres, una ciudad preciosa. Seguí mirando por la ventana guardando en mi memoria todos los detalles. La gente paseaba tranquilamente por las calles, niños correteaban por los parques, estaban llenos de vida. Era una preciosa estampa. Nos paramos en un semáforo, a su lado estaba un hombre mayor con una niña pequeña, ella lucía un preciso lazo rojo sujetando su pequeña melena dorada. Se fueron hacía un pequeño quiosco donde la niña no paraba de saltar y señalar chucherías, el anciano rió y sacó unas monedas de su bolsillo. Le pagó al quiosquero y le dio una bolsita llena de golosinas a la pequeña, esta le dio un beso en la mejilla en agradecimiento. Le dio la mano al hombre y ambos caminaban contentos. Quizás esa niña era su nieta y la llevaba a pasear, puede que fuese domingo y lo aprovecharan para estar juntos. Volví a pensar en mi familia, no sabía nada de ellos y ni siquiera los vi en el hospital. Solo a los hermanos Williams. ¿Qué quería decir eso? ¿Qué yo no tenía familia?
-Ya hemos llegado
Miré al frente y vi una hilera de parcelas enormes. Nos paramos frente a una casa blanca de estilo moderno, con una mano alcanzó la guantera. Sacó un pequeño mando a distancia y con él accionó la verja. Entramos atravesando el jardín delantero y Marck aparcó en una de las dos plazas de garaje.
-Espera, no salgas –me dijo mientras bajaba del coche
No entendía nada, dio la vuelta al coche y una vez a mi lado abrió la puerta.
-Sal –me dijo con una sonrisa
-¿Qué haces? Le estás abriendo la puerta a un fantasma –dije divertida
-Pero es más normal, dentro de esta locura –dijo con una preciosa sonrisa
Nos quedamos mirándonos con una sonrisa boba en nuestros rostros, sus mejillas se tiñeron de rojo, un rojo precioso…estaba muy guapo así. Desvió la mirada y con una señal me incitó a seguirle. Entramos en su casa, solo constaba de una planta. Directamente entrabas al salón-comedor, adornado con muebles de diseño y altas tecnologías. A la derecha la cocina y un cuarto de invitados y a la izquierda un pequeño pasillo. Donde estaban las habitaciones de los chicos, un cuarto de baño y un despacho. Me hizo gracia el detalle que tuvo, no cerró la puerta hasta que yo cruce el umbral, este chico era divertido.
-Siéntate en el sofá –me lo señaló con la mano- voy a por algo de beber
-ok
Fui hasta el sofá y me senté en él. Miré a mi alrededor y vi una foto en la mesa de centro, en ella aparecíamos los tres. Yo estaba en medio de los dos y parecíamos felices.
-Esa foto nos la hicimos en nuestro último viaje –se sentó a mi lado mientras yo acariciaba con las yemas de mis dedos el cristal de aquel marco- fuimos a Mánchester, los tres juntos.
Deje la foto sobre la mesita y le miré fijamente a los ojos, quería respuestas y él podría respondérmelas.

----------------------------------------------------------

Fin del Capitulo 2

3 comentarios:

Pika dijo...

Joder, siendo largo, mejor mándamelo en un archivo y lo imprimo, así podré leerlo en papel, que no puedo en pantalla, de verdad! ! ! ;)

Vi dijo...

aunque lo que dice puede llegar a ser verdad, el nota es un mal ejemplo!!!! ser friki es qe le guste la sangre y follar con un brazo recien cortado...!!!onde va!!! jaja

Pika dijo...

¬¬u

Vi, estos son los comentarios del relato corto de Nuria, los comentarios al vídeo del 'friki' son más abajo... xD